Llegar cantando

¡ Por fin ha llegado ! Durante los últimos días en nuestro pabellón de infantil solo se han oído conversaciones relacionadas con la Navidad. Como es propio en los niños/as de estas edades, esta época del año genera mucha ilusión en ellos, y son ellos, nuestros niños/as, quienes también consiguen contagiar a los adultos la ilusión de la navidad, provocando a su vez que estas fechas del año sean las más bonitas en el Cole. 

Tras los nervios de las últimas semanas, también esta mañana se palpaba nerviosismo, emoción, ilusión, curiosidad, alegría y un poquito de miedo en algunos casos. Todos han llegado expectantes al cole; los mayores de cinco años, ya veteranos en estas lides, con la total seguridad y certeza de que es lo que iba a pasar y los más txikis con la incertidumbre ante lo que les depararía el día. Todos han venido, como manda nuestra tradición, ataviados con sus trajecillos de baserritarras y etxekoandres, iluminando así de colores nuestras aulas.

 

Tras un rato de espera, que nos ha servido para trabajar la paciencia, hemos podido divisar cómo un extraño hombre ha ido acercándose a nuestro patio. A pesar de que venía sin su burro, no ha habido lugar a duda: todos han sabido, grandes y pequeños, de quién se trataba y como había que agasajarle. Raudos y veloces han corrido hacia él y han coreado a gritos su nombre: ”Olentzero, Olentzero”. Algunos peques – los menos- han corrido en dirección opuesta, hacia el regazo de sus andereños, buscando protección y seguridad ante la llegada del extraño carbonero, andereños que, con abrazos y gestos de cariño  han tranquilizado a los niños/as.

 

A continuación han tenido ocasión de entregarle sus cartas, que tan laboriosamente han escrito ellos solos durante estos días y que Olentzero ha ido leyendo en voz alta. Tras la lectura y haciendo honor al trabajo de los niños/as y premiando su buen comportamiento, Olentzero ha entregado sus regalos a los maquinistas de cada clase para que sean compartidos por todos los alumnos, no sin antes recordarles la importancia de portarse bien y ser buenas personas.

 

Pero como nos indica el Villancico de Urdaneta que ha compuesto nuestro teacher Dani, sólo nos faltaba cantar, y eso es lo que hemos hecho, cantar ante nuestro carbonero todos los villancicos que hemos aprendido, para de esa manera celebrar la llegada de Jesús un año más y llegar a la Navidad cantando.

ZORIONAK ETA URTE BERRI ON!

olentzero_eguna