El bocata solidario ya es una tradición. No hace tanto tiempo que empezamos, apenas tres cursos, pero parece que es una actividad de toda la vida.
El riesgo de las cosas que se repiten de forma asidua es que lleguemos a hacerlas por rutina. Y ser solidarios no puede ser algo así: por mucho que lo hagamos, y lo disfrutemos (la chistorra está buenísima, y no digamos nada del chocolate de “Comercio justo”), nunca debemos perder ese sentido de lo nuevo.En esta ocasión, el bocata celebrado los días 21 a 23 de abril (durante la “Semana misionera agustiniana”, celebrada en recuerdo de la “Conversión de San Agustín” del día 24), nos sirve para apoyar el proyecto de Manos Unidas que nuestra ONG, Iquitanz, financia este año. Es un proyecto de “Mejora de la alimentación y acceso a la salud de familias indígenas” en Paraguay. Lo nuestro es un granito de arena, pero que suma para ayudar a que otros alcancen una calidad de vida adecuada.
 
Urdaneta e Iquitanz agradecen, una vez más, la solidaridad de todos (alumnos, familias, voluntarios, profesores, personal del colegio…) porque vuestro esfuerzo y dedicación no han sido en balde.
 
En cuanto tengamos los datos de recaudación definitivos, os los comunicaremos.
Eskerrik asko!

Voluntarios de 2º Bach en el bocata solidario.
Voluntarios de 2º Bach en el bocata solidario.

Noticias relacionadas